Viruela del mono: ¿deberíamos preocuparnos?

05/30/2022

La viruela del mono (monkeypox en inglés) es una extraña enfermedad que ya ha generado contagiados en países como Portugal, Reino Unido, Estados Unidos, Suecia y España. En el Perú, el Gobierno está tomando medidas preventivas que incluyen, en caso se den los primeros casos, el aislamiento de los contagiados en lugares adecuados. Cabe resaltar que el Ministerio de SaludMinsa, ya emitió una alerta sanitaria el último 19 de mayo.

Para conocer más sobre la Viruela del mono, conversamos con la Mag. Teresa de Jesús Vivas Durand y la Mag. María del Rosario Palacios Zevallos, docentes de la Escuela Profesional de Enfermería de la Universidad de Ciencias y HumanidadesUCH.

Sobre el origen de la viruela del mono, la Mag. Palacios nos explica que esta enfermedad fue detectada por primera vez en 1958 en colonias de monos de regiones boscosas tropicales de África Occidental y Central, “el primer caso detectado en humanos fue en 1970, en un niño de 9 años en la Cuenca del Congo, luego se presentaron brotes en 1997. También se presentaron casos en Estados Unidos en el 2003 y luego en el 2018 en Israel y Reino Unido”.

“El 7 de mayo del 2022, el Reino Unido detecta un primer caso confirmado de viruela del mono, el 14 de mayo se identificaron 2 casos en Londres (Inglaterra), el 16 de mayo se notificaron cuatro casos al Noroeste de Londres en hombres HSH o bisexuales, el 18 de mayo se sumaron 5 casos confirmados y 20 sospechosos, todos varones en Portugal, mientras que ese mismo día, en Massachusetts (Estados Unidos), se confirma el primer caso en un adulto varón”, detalla la docente de la UCH.

Pero ¿cuáles son los síntomas?, para tener claridad sobre los síntomas de esta enfermedad, la Mag. Teresa de Jesús Vivas explica que, “la viruela del mono produce lesiones vesiculares como ampollita de agua, que con la fricción se van a romper, se van ulcerar y se hacen heridas, posteriormente forman costras que al caer pueden dejar cicatrices muy similares a la varicela, pero mucho más grande; estas lesiones aparecen en la cara, bajan a otras partes del cuerpo más comúnmente a las palmas de las manos y las plantas de los pies”.

“Al inicio los síntomas de esta enfermedad suelen ser parecidos a las de una gripe con fiebre, dolores de cabeza, dolor muscular, inflamación de los ganglios linfáticos y cansancio. Las erupciones aparecen de uno a cinco días después que pasa la fiebre”, indica la docente Vivas.

Sobre la forma en que la viruela del mono se transmite, la Mag. María del Rosario Palacios, sostiene que, “en los casos iniciales, la infección se transmite por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales o las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados. Los roedores son el principal reservorio del virus, un factor de riesgo es la inadecuada cocción de la carne de animales infectados”.

“La transmisión secundaria se transmite por contacto directo, persona a persona, puede producirse por contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada, o con objetos contaminados recientemente con los fluidos del paciente o materiales de la lesión como sábanas, toallas o cualquier objeto inerte contaminado. El contagio se produce principalmente por gotitas respiratorias, generalmente tras prolongados contactos cara a cara con el paciente, lo que expone a los miembros de la familia de los casos infectados a un mayor riesgo de infección”, detalla la Mag. Palacios.

Al tener esta alerta de la viruela del mono, debemos estar atentos a las recomendaciones para evitar el contagio, ante ello, la Mag. Teresa de Jesús Vivas explica que, “no debemos tener contacto cercano con personas que puedan estar enfermas, incluso de aquellos que presentan síntomas, a quienes se les pide aislarse, también se debe lavar la ropa, toallas y sabanas que ha usado el enfermo”.

“El lavado de manos es fundamental, el uso de mascarillas en cuadros respiratorio, acudir al médico para tener un diagnóstico certero temprano y eficaz”, comenta la Mag. Vivas.

También surgió la consulta sobre la eficacia que pueda tener la vacuna contra la viruela, ante ello la Mag. María del Rosario Palacios declara que, “la Organización Mundial de la Salud OMS  manifiesta que no hay tratamientos ni vacunas específicas contra la infección por el virus de la viruela del mono, aunque se pueden controlar los brotes con medidas sanitarias”.

“En el pasado, la vacuna antivariólica demostró una eficacia del 85% para prevenir esta infección. Sin embargo, la vacuna ya no está accesible al público, puesto que se suspendió su producción tras la erradicación mundial de la viruela. La vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve”, declaró la también docente de la Escuela Profesional de Enfermería de la UCH.

Ante todo ello, ¿deberíamos preocuparnos? La Mag. Teresa de Jesús Vivas, explica que, “no hay que asustarse, hay que cuidarse, de nosotros depende el cuidarnos y evitar la trasmisión. No hay estudios que nos digan que la viruela del mono pueda propagarse como el COVID-19, la OMS dice que la mortalidad por esta enfermedad es baja”.

Por su parte, la Mag. María del Rosario Palacios, sostiene que, “como toda enfermedad de salud pública, es necesario tener conocimiento para identificar, actuar inmediatamente y evitar su propagación. La viruela del mono es una enfermedad cuyos síntomas duran de 14 a 21 días”.

“Los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones”.

“Así mismo es necesario  alertar a todos los involucrados, establecimientos de salud públicos y privados, la población en general debe estar atenta con la alerta epidemiológica para identificar, notificar los casos sospechosos, reciban atención inmediata y así evitar las complicaciones y la propagación”, indica la Mag. Palacios.

Compartir: 

Información de carreras

Números de asistencia