Día del maestro: recordando el aporte del Dr. Walter Peñaloza a la educación

07/06/2022

En este día del maestro donde reflexionamos sobre su influencia con la sociedad y el desarrollo de la comunidad, es importante recordar a uno de los maestros que más ha influenciado entre los docentes del Perú y también en América Latina.

El maestro Dr. Walter Peñaloza Ramella es uno de los más importantes pedagogos que haya nacido en el Perú, fue un gran educador, filósofo y en la historia de la educación de nuestro país es uno de los más altos representantes de la pedagogía y la educación por su notable influencia no solo en el Perú, sino también en América Latina.

Es considerado uno de los intelectuales más destacados del Perú, fue educador y filósofo. Quienes tuvieron la oportunidad de ser sus alumnos, coinciden que en sus clases disfrutaban de su dominio de la teoría y la ciencia; pero fue en las calles donde enseñó a defender con firmeza y consecuencia la autonomía universitaria y la dignidad del magisterio.

El aporte de Walter Peñaloza se podría concretar en tres grandes aspectos:

  • - Nos legó su propuesta de formación integral. Inicialmente lo hizo para la educación superior, propuesta que luego él extendería a la educación básica. Este legado presenta notablemente un sentido humanista muy significativo sobre lo que es la formación del hombre en todo aquello que le compete como tal, como un ser humano integral.
  • - Su contribución con la formación docente. Él forjó en la práctica educativa misma, a través de la formación de generaciones de maestros, una nueva forma de concebir la formación docente basada en la formación integral.
  • - La reforma educativa de la década del 70, integró la comisión e impulsó esta reforma conjuntamente con personalidades como Augusto Salazar Bondy, Emilio Barrantes, Castillo Ríos, entre otros. Esta reforma educativa significa mucho para la historia de nuestro país, toda vez que ha sido la más importante del siglo 20 en el Perú y en su contexto llegó a ser también la más importante e innovadora de América Latina. Por ejemplo, podemos destacar que en esta reforma, el Dr. Walter Peñaloza propuso la creación del nivel educativo que conocemos ahora como educación inicial, en esa época esto era una propuesta innovadora que fue acogida luego por muchos países.

La filosofía que profesaba el profesor Walter Peñaloza vinculado al ámbito de la educación se resume en su libro “El Currículo integral”, que es probablemente el más importante que escribió y donde señala los tres fines que la educación debería permitir: la hominización, la socialización y la culturización.

Cuando hablamos de hominización, se refiere a la formación integral del ser humano, en todo aquello que lo hace humano, no se refiere solamente a la enseñanza de múltiples materias.

El segundo fin de la educación es la socialización, vale decir la integración de la persona como ser social a los distintos espacios, grupos o comunidades porque también el carácter social es constitutivo del ser humano.

La tercera finalidad es la culturación. El Dr. Walter Peñaloza hablaba de un proceso de culturación en el sentido de la formación de una identidad cultural. La formación de ese sentimiento de pertenencia (identidad cultural) da ese sentido de orgullo, ese sentido de identidad con nuestra propia cultura y con nuestras propias raíces.

La Universidad de Ciencias y HumanidadesUCH, acoge la propuesta de formación integral del Dr. Walter Peñaloza, precisamente porque también para nosotros es muy importante desarrollar un proyecto educativo que permita esta formación integral del ser humano.

Es una apuesta no solamente educativa, también es una apuesta social y es una apuesta política. La sociedad en la cual nosotros nos desarrollamos tiende a cosificar al ser humano, a deshumanizarlo. Incluso dentro de la formación profesional, muchas instituciones solo priorizan el aspecto técnico y no la formación de la persona, del ciudadano y su contribución con la solución de los procesos de transformación de la sociedad.

En la UCH sentimos una inmensa gratitud, una deuda enorme con las contribuciones del Dr. Walter Peñaloza, no solamente por los aportes teóricos de su propuesta educativa de formación integral, sino porque también es un ejemplo a seguir.

Él fue un luchador incansable por la reforma educativa nacional, en innumerables ocasiones defendió la dignidad del magisterio y por ello consideramos que el Dr. Walter Peñaloza en el plano pedagógico y magisterial es uno de los más altos representantes de la educación peruana y de América Latina. Es por ello que este legado, hace del Dr. Walter Peñaloza, alguien muy importante para nosotros como institución.

El Dr. Walter Peñaloza, debió ser el primer rector de la Universidad de Ciencias y Humanidades (UCH), pero lamentablemente falleció antes que se emita la resolución de funcionamiento institucional. Sin embargo, logró desarrollar los lineamientos de Estudios Generales de nuestra casa de estudios y fue el primer presidente de la Comisión Organizadora de la UCH.

Sobre el Dr. Walter Peñaloza

Nació en Lima, el 7 de diciembre de 1920. Tuvo una vida consagrada al estudio, la investigación, la enseñanza, la gestión educativa, el asesoramiento, así como la publicación de obras, entre las cuales destacan: Estudio acerca del Conocimiento (1953); El Conocimiento Inferencial y la Deducción Trascendental (edición de su tesis doctoral, 1962); El Discurso de Parménides (1973), Estudio sobre las Categorías de Aristóteles (1973); El Problema de los Conceptos Puros del Conocimiento (1978), Tecnología Educativa (1980); El Algoritmo de la ejecución del curriculum (1986), La Cantuta. Una experiencia en educación (1989), El Currículo Integral (1995), La enseñanza del lenguaje (2001) y Los propósitos de la educación (2003).

El Dr. Walter Peñaloza forjó la formación de maestros al más alto nivel, sin discriminación si eran de Primaria, Secundaria o Técnica. Consideró que el maestro debería ser formado integralmente para que pudiese actuar con compromiso, eficiencia y eficacia en una educación cuyo fin era formar integralmente al hombre como persona, como ser social y como agente promotor de su cultura.

Concibió al maestro como aquel profesional formado en sus dimensiones biológica, psicológica, social y espiritual; que entendía que la educación, además de ser considerada como ciencia y como técnica, era también filosofía y arte sin descuidar ninguno de estos aspectos.

El 31 de octubre de 2005 falleció en Lima, a los 84 años de edad. Su deceso fue muy sentido, y la concurrencia a su velatorio en la Casona Sanmarquina del Parque Universitario fue masiva.

Compartir: 

Información de carreras

Números de asistencia